La mejor competición del año, la de Rivas-Vaciamadrid

Ya sé que soy subjetivo, hecho que no rebato al ser mi personal punto de vista el que trasluce este blog, son mis ideas, mi forma de pensar y mis experiencias la que traslado. Esto me da pié para decir que la competición de Rivas de hace unos días fue la mejor del año. Claro, para los 150 competidores y para las más de 20 personas en la organización y más de 300 espectadores a lo largo del día.

El formato es abierto, varias categorías en masculino y femenino, nivel bajo, medio y alto, unos bloques en la eliminatoria, todos a la vez y viendo a todos y unos bloques en la final, mismo método. Lejos de estrictas reglas de arbitraje con zonas de aislamiento y no visualización de los demás escaladores. Suelen ganar los más fuertes, lógico en cada categoría, se hace una fiesta todo el día con bebidas y bocadillos, se sacan algunos euros para comprar presas y colchonetas nuevas, se regalan unos premios de unos patrocinadores que aportan mucho más que su imagen.

Nadie cobra nada por su trabajo las semanas anteriores de limpiar presas, preparar bloques, gente tan solvente como Kimy o Toñín entre otros, y el día de la compe se pone voluntad de que todo vaya bien. Resultado un éxito. Esto funciona igual en multitud de rocódromos o salas de Boulder por todo el país. Lejos del circuito oficial de los campeonatos de España de escalada y de copa.

Tuve la suerte de ver una prueba de la copa de España de Boulder en Madrid, es otro mundo, mucho más profesional, objetivos distintos de los competidores, espónsores, marcas con stands, premios en metálico, empresa contratada para montar la competición. Más dinero, menos público, menos escaladores, algo lógico por el nivel mínimo que hay que tener y un ambiente extraordinario de público y prensa, hasta televisión, Telemadrid, en un alarde de inteligencia.

 Las profesionales son las que dan nombre y prestigio a este deporte, las locales son las que hacen que se disfrute localmente del mismo. ¿Cuál es más rentable? La local seguro para sus organizadores y sus competidores, las profesionales dejarán a la empresa organizadora y a los que ganen algún premio. Cada una reportará en función de sus objetivos y se sabe si es rentable si el año siguiente se celebra otra vez.

Cuanto mayor sea la relevancia de las competiciones y más se dé a conocer los resultados más conocimiento habrá de la escalada, que redundará en una mayor comprensión hacia los que la practicamos y los lugares donde lo hacemos. Facilitando las negociaciones con autoridades y propietarios para evitar prohibiciones y restricciones sin sentido, además de ayuda en la creación de zonas nuevas.

No sé si este año veré alguna otra competición de ámbito nacional o internacional, siempre intento que algún viaje de fin de semana coincida con alguna, para escalar y disfrutar viendo a los mejores de este deporte, si sé que volveré a la de Rivas a disfrutar de su ambiente y de su gente.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *