Fin del Mundo, Priego y otras rarezas

Empieza un trimestre malo para la economía, no hay indicios de mejoría. Arrecia el invierno, bueno para la nieve, malo para la escalada en la zona centro, frío y días de lluvia y niebla. Vuelvo de la lesión y sólo veo un largo recorrido hasta volver donde llegué, vana ilusión como la situación actual, esfuerzo y dolor y puede que no lo consigamos.

El Fin del Mundo sigue cerrado, Cospedal no hizo caso de mi carta, tampoco la envié como debía, se ve que el blog de Desnivel no es el canal apropiado. Los esfuerzos de Juanma, a través de la Asociación de Escalada Sostenible de la Zona Centro, no han fructificado, además está la pereza habitual a asociarse, o desidia, o falta de compromiso. Alguno dirá que esto es lo que hay. Disiento. Lo que pasa es que el camino es largo y recorrerlo es de valientes.

Cuenca sigue sin entender la escalada, y me refiero a sus Instituciones Públicas, no desde luego a Ángel y su proyecto empresarial de Casa para Escaladores, “Bonobo”. Olé por él y mucho éxito, las cervezas allí también, no sólo en Alcampo (que también). Le oía hablar y me reafirmo en lo que aquí tantas veces he contado. Proyecto empresarial, empleo, escaladores, inversión, escalada, grado.

Vuelvo a la Asociación. Equipando un futuro paraíso en Priego (Cuenca). Gestionado con inteligencia, iniciado por Javier Tamayo los estudios y permisos, solicitados por Tato y Alex, seguido por Juanma como representante, una vez conseguidos, equipadas las Eprimeras cuarenta vías de todos los grados por Toñín, Ángel, Juanma, Paulo, Rafa, alguno más seguro. Ahora están esperando permisos para seguir. Conseguir una gestión conjunta del entorno, que ese acepte a los escaladores, equipadores y todos los que formamos esta tropa. Inteligente forma de enfocar los temas pensando en el futuro y no sólo en el presente de tirar unas chapas por la pared, como le gusta decir a alguno de los críticos, y de escalar unas pocas de vías nuevas, consumo de libreta y de 8a.nu.

Sonrío cuando veo una iniciativa empresarial, os dejo el anuncio. Mientras todo lo anterior ocurre, alguien ve una oportunidad de negocio, monta un curso, contrata un hotel, puede que sean ellos mismos y promocionan Priego, incluso antes de que los equipadores quieran publicar sus vías y grados, manteniendo una creciente expectativa. Paradojas.

Espero que sea un éxito, creo que cuantas más iniciativas mejor. Es el camino. Surgirán más empresas que se dedicarán al tiempo libre, al llamado turismo de aventura, que puede ser escalar unos quintos, patear el monte, disfrutar de la montaña y tomar unas cervezas con los amigos en los restaurantes de la zona.

¿Complejo verdad? Como el análisis económico; y eso que en lo que ando preocupado es en conseguir mi trozo de pizza de este año.

 

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − dieciseis =