Es la economía estúpido

  Cuentan que en la campaña electoral que ganó Clinton a Bush, por sorpresa, fue el eslogan «la economía estúpido» la que reflejó lo que realmente importe a la gente, y ganó. Aquí en esta tierra nuestra fue a Zapatero al que le dijeron que la economía se la explicaban «en dos tardes», independientemente de analizar como nos va a unos y a otros, no es el objeto de este blog, sí lo es hablar de lo que importa, y no, no os voy a llamar estúpidos.


  El tema es tan importante que quiero ir analizando cuánto cuesta todo, poner cifras a la escalada, de tema en tema, claro, no tengo intención de hacer un ensayo, pero sí de ir ensayando contando distintos aspectos. 
  
  Nos vamos acercando a la primera nota de verdad, os contaré cómo ocurrió, estábamos en Cuenca un puente, de esos que el gobierno dice que ya no hay, aparcando la furgo en el arcén cerca del Alfar, fiel a nuestra costumbre no habíamos madrugado y cuando llegamos estaban todos los parkings llenos, así que continuamos la línea de caravanas y furgos allí aparcadas, cuando pasaron unos ciclistas, un grupo compacto, y uno de ellos, asustado entre los coches de la carretera y el poco espacio en el arcén gritó «¡turismo de calidad!», supongo que refiriéndose a que los escaladores somos poco más o menos que menesterosos, que no aportamos nada y encima molestamos. Yo pensé, increíble, no entienden nada, han denostado la aportación real a la economía que está haciendo la escalada en Cuenca. Me diréis que fue un grito aislado, sí, pero nadie le replicó y nosotros tampoco.


  Así que, manos a la obra, a calcular el impacto en la economía de la escalada en Cuenca un puente de abril…. ¡Estad atentos al blog!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *