Ardillas en espadelles y el precio de la gasolina

La ardilla ni se inmutó ante el grupo multinacional que estábamos a pie de vía en espadelles. Disfrutaba del cálido atardecer, el primero en varios días lluviosos y fríos, en la cadena de “pal este”. Tomó el camino directo a su madriguera, bajando el 8c en el sentido contrario que había tomado Dani Moreno unos minutos antes, se paró un momento, miró como si saludara y desapareció. Nos dejó la sonrisa a todos hasta que el sol enrojeció el fondo del horizonte y nos devolvió a la rutina de la vuelta a nuestras cosas.

Charlaba un minuto antes sobre los pasos y lo que cuesta hacerlos cuando esta ardilla me recordó, misterios de las asociaciones de ideas de nuestro cerebro, de lo que cuesta la gasolina, quizás por la expectativa de que baje que hay todos los años, quizás por lo eficiente que fue bajar en línea recta sin tener que pararse a chapar, puede que por la fama de ahorradoras que tienen las ardillas, ganada con justicia, recogiendo para el invierno.

Vayamos con el precio de la gasolina. Nos referimos a ésta cuando la mayoría lo que usamos es gasoil en nuestros vehículos. No obstante para el análisis que voy a hacer vamos a unificarlo y simplificarlo en el “petróleo”, que es, a la postre, de donde se obtienen ambos productos y que fija el precio de ambos.

Si vemos los precios del petróleo en enero de cada año desde 1.987, entenderemos que es difícil predecir a futuro el mismo, así como hacer una estimación. Intervienen factores políticos de los países implicados, geológicos de reservas que existen en el mundo y su coste de extracción, y económicos a nivel mundial, si hay crisis se consume menos y la demanda baja, por tanto su precio. Los analistas suelen decir que el precio se va a mantener estable en el año, cuando nunca ha pasado. Además de tanto en tanto alguna guerra en Oriente Medio o revolución en algún productor de petróleo hacen que aumente fuertemente, precio que vuelve al nivel anterior cuando finaliza el conflicto.

Este año se está manteniendo estable o con ligeras bajadas en el precio de origen. ¿Por qué no baja la gasolina?.

Aquí entra en juego la segunda variable y es el dólar, sí si la moneda americana es clave. El petróleo se compra por barriles y se paga en dólares americanos, el precio se ha mantenido estable en el año, dólar arriba dólar abajo en los últimos meses, ¿por qué no baja la gasolina?

La gasolina o el gasoil lo pagamos en euros, no en dólares, y el euro se ha revalorizado con relación al dólar en casi un diez por ciento en estos meses. Si el petróleo cuesta los mismos dólares o alguno menos y pagamos en euros, que ahora por los mismos euros tenemos más dólares sigue la pregunta de por qué no baja la gasolina. Las grandes compañías de petróleo ganan un poco más en cada litro, no están muy interesadas en bajar el producto.

El estado y algunas comunidades autónomas cobran impuestos a la gasolina, en total el 43% en el gasoil y el 48% en la gasolina. Así que cuanto más caro sea más recaudan. Nos encontramos con un socio no interesado en intervenir demasiado. Cuales son los motivos del Estado, tiene intereses contrapuestos y quiere lo mismo y lo contrario a la vez. Por un lado el precio de los carburantes es un factor determinante en la composición del I.P.C., índice de precios al consumo, que, hasta hace poco, fijaba la subida de las pensiones entre otras cosas, que es el principal gasto del Estado, y por otra, si bajaran los precios como parece que tendría que ocurrir al bajar el precio del petróleo y subir el euro sobre el dólar, que reforzaría esa bajada, recaudaría menos impuestos y podría situar la inflación en tasas negativas, conocido como deflación, que es uno de los riesgos de una economía. Lo trato de explicar, si bajan los precios disminuye el consumo, al suponer los compradores de bienes y productos que es mejor esperar a que bajen más, eso produce nuevas bajadas de precios, que llevan a despidos y disminuciones de inversión porque hay menos demanda.

Vaya lío me decían a pie de vía. Sí, no es fácil explicar qué ocurre en la economía. Y menos cuando de vuelta a casa paré en Fraga a echar gasoil en la cooperativa de allí y le precio estaba un 9% más barato que en el resto de la zona y un 12% más barato que en la comunidad autónoma con impuesto añadido al combustible. Es evidente que ganan dinero, si no no lo harían, y eso lleva a preguntarse por qué no lo hacen las grandes petroleras.

La ardilla de Margalef nos contestaría con inteligencia sin palabras, recoge ahora que hay abundancia, almacena para cuando no haya y no depende de los precios, sólo que haya árboles. Claro que el depósito de la furgo sólo caben setenta litros y no pude llenar para otros viajes.

 


2 comentarios

  1. Creo honestamente, que el articulo es tendencioso y demagogico…Eso de que si bajan los precios baja el consumo…A que tu llenaste el deposito en Fraga y no esperaste a ver si en al siguiente poblacion tenian el litor mas barato…?

    1. La explicación de una espiral de bajadas de precios y bajada de consumo que lleva a la deflación la explica mucho mejor que yo Leopoldo Abadía en este vídeo «http://bit.ly/OkeyZo». El calificativo demagógico que según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española es «La práctica política consistente en ganarse con halagos el favor popular», algo que no tengo intención en ningún caso con este post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 3 =